Conejos: Alimentación y Nutrición

Conejos: Alimentación y Nutrición

Los conejos son herbívoros, no rumiantes. Poseen un solo estómago simple como los cerdos y los seres humanos y una porción grande del intestino, que al igual que en los caballos se le llama intestino ciego. El intestino ciego es un área de crecimiento de bacterias, cuya función guarda cierta similitud con el rumen de los rumiantes, aunque existen notables diferencias entre ambos órganos. Esta característica del intestino ciego ejerce influencia directa en el proceso digestivo, los requisitos nutritivos y los tipos de alimentos que los conejos pueden utilizar.

Debido a que los conejos se crían bajo confinamiento, dependen totalmente del alimento que se les provee. Generalmente su dieta consiste de alimento concentrado peletizado. Este alimento debe contener todos los nutrimentos que estos necesitan, en cantidades adecuadas y estar propiamente balanceadas. Además, debe ser agradable o apetitoso y aceptado por los conejos.

Sistemas de Alimentación

Hay dos formas básicas de suministrarle alimento a los conejos

Consumo libre: Con el método libre se abaratan los costos de mano de obra y se permite a los conejos ajustar el consumo a sus necesidades. Esto permite el máximo desarrollo de los conejos y evita la aglomeración espontánea alrededor del comedero, ya que cada conejo tiene tiempo suficiente para alimentarse. Este es el método más usado por los criadores comerciales.

Consumo limitado. Este método permite al criador una observación más cuidadosa de cada jaula en lo que a enfermedades se refiere. Aunque se deduce que con este sistema se reducen los problemas de enterotoxemia, un alimento que contenga una proporción adecuada de fibra (por ej. 15 por ciento) no debería ocasionar este tipo de problemas digestivos.

Alimentación en los conejos

La alimentación de una explotación cunícola de tipo industrial debe basarse por tanto en el empleo de los tres tipos de pienso ya mencionados: lactación, destete y cebo. El resto de los animales de la granja (conejas en gestación o espera, reposición y machos) recibirá normalmente el pienso de cebo; en algunas situaciones se les suministrará de forma restringida para evitar un engrasamiento excesivo (35 kg de peso vivo).

Alimentacion de conejas reproductoras

Las necesidades nutritivas de las conejas son muy elevadas y por ello deben ser alimentadas ad libitum, con objeto de evitar el deterioro
de su condición corporal y de su productividad en los sucesivos ciclos reproductivos.

Las conejas presentarán un balance energético ligeramente positivo al principio de la lactación, seguido de una intensa movilización de la reserva energética corporal durante la fase de mayor producción lechera (especialmente en las primíparas, cuya capacidad de ingestión todavía es limitada) y de una recuperación incompleta de las reservas corporales al final de la lactación, cuando la ingestión se mantiene alta o desciende ligeramente mientras la producción lechera decae notablemente. Como se ha señalado, en las primeras tres semanas de lactación deberá suministrarse un pienso específico para esta fase, siendo aconsejable cambiar después a un pienso de destete, más ajustado a las necesidades de los gazapos.

Alimentación de conejos de engorda

La alimentación será ad libitum durante todo el periodo de engorde, con pienso de destete hasta las 6-7 semanas y continuando con pienso de cebo hasta el momento del sacrificio. La restricción alimentaria durante este periodo no es aconsejable: reduce la velocidad de crecimiento y alarga el periodo de cebo, aumenta la necesidad de plazas de comedero, requiere más mano de obra y, cuando se compara a mismo peso final, no mejora el índice de conversión. Tampoco es recomendable restringir la alimentación durante la semana postdestete, ya que ello conduce a una menor tasa de renovación del contenido cecal, lo que favorece el desarrollo de diarreas.

Alimentación de la reposición

La alimentación de las futuras reproductoras durante el periodo de recría tiene una importante repercusión sobre su posterior vida productiva. En la práctica se recomienda alimentarlas ad libitum hasta los 3 meses de vida y continuar con alimentación restringida hasta el momento de la primera cubrición o inseminación, en torno a las 17-1 8 semanas, siendo aconsejable un flushing durante los 4-5 días previos. La alimentación ad libitum durante todo el periodo de recría permite anticipar 2 semanas el inicio de la actividad reproductiva y quizá mejores resultados en el primer parto, pero acorta la vida reproductiva y aumenta la tasa de reposición.

Machos

Aunque a partir de los 5 meses la ingestión voluntaria en los machos disminuye de forma natural, es aconsejable someterles a restricción alimentaria, especialmente cuando pertenecen a líneas de elevado ritmo de crecimiento. Se trata de conseguir un menor peso adulto y con ello reducir el riesgo de mal de patas, pues no parece que la restricción alimentaria tenga efecto alguno sobre el ardor sexual o las características del semen.

Nutrición en los conejos

Debido a que los conejos se crían bajo confinamiento, dependen totalmente del alimento que se les provee. Generalmente su dieta consiste de alimento concentrado peletizado. Este alimento debe contener todos los nutrimentos que estos necesitan, en cantidades adecuadas y estar propiamente balanceadas. Además, debe ser agradable o apetitoso y aceptado por los conejos.

Los nutrimentos que los conejos requieren para su alimentación se agrupan en las siguientes categorías:

  • Proteínas: Componentes fundamentales de los tejidos, son el componente mayor del tejido muscular, membranas celulares, de ciertas hormonas y de todas las enzimas.
  • Grasas: La función principal de las grasas es suplir energía; sin embargo, éstas contribuyen con hasta dos y una cuarta veces más energía que los hidratos de carbono. Los niveles de grasa en la dieta de los conejos pueden fluctuar entre 2 a 5 por ciento.
  • Vitaminas: son compuestos orgánicos necesarios en pequeñas cantidades para el crecimiento normal y mantenimiento de los animales, las plantas y los demás seres vivientes; en el caso de los conejos, los requisitos vitamínicos en general son bajos.
  • Hidratos de carbono: Son sustancias orgánicas compuestas de carbono, hidrógeno y oxígeno, estos son sintetizados por las plantas a partir del bióxido de carbono y agua, utilizando la energía solar, este proceso se llama fotosíntesis. Los hidratos de carbono más importantes en la alimentación de conejos son el almidón y la celulosa.
  • Minerales: Tienen diversas funciones en el organismo, algunos son parte de la estructura del cuerpo; otros pueden regular los procesos biológicos de los fluidos, como la sangre, algunos son necesarios en casi todos los procesos mencionados anteriormente.

Fuentes:

1 comentario en “Conejos: Alimentación y Nutrición”

  1. buenas noches yo soy jose martinez vivo en sincelejo sucre – colombia tengo 2 conejas viejas, cuatros conejos machos , 3 conejas de 3 meses y 6 crias de 4 dias yo las alimento con conejinas,dos veses al dia, noche y mañana, hiervas, pan , lechugas zanahoria en el dia esta bien o que alimentacionespecificas debo suministrarles gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.