Manual de Propagación de una orquídea

Orquídea: Manual de propagación

Descripción de la Orquídea

La orquídea pertenecen a la familia botánica Orchidaceae, que comprende entre 25 mil y 30 mil especies, y quizá otros 6 mil híbridos.

Se pueden encontrar por todo el mundo pero son más abundantes en las regiones tropicales o cálido-húmedas.

Desde hace miles de años, las orquídeas han sido conocidas y valoradas, un ejemplo es su uso en la antigua Grecia, donde a esta planta se le atribuían propiedades curativas y afrodisiacas.

La palabra orquídea viene del griego orchis que significa testículo, por la forma de los tubérculos de algunas especies terrestres y porque crecen en pares.

Las primeras orquídeas llegaron a Europa por casualidad, ya que los tallos gruesos de la especie Cattleya labiata se utilizaban como empaque de mercancía en los barcos.

Las orquídeas pertenecen a la siguiente clasificación taxonómica:

  • Reino: Plantae (vegetal)
  • División: Magnoliophyta (plantas con flores y frutos)
  • Clase: Liliopsida (monocotiledonea)
  • Orden: Asparagales (grupo amplio de plantas que no forman madera en su estructura)
  • Familia: Orchidaceae
  • Subfamilias: Epidendroideae Orchidoideae Vanilloideae Cypripedioideae Apostasioideae

Partes principales de una orquídea:

  • Flor
  • Fruto
  • Bráctea floral
  • Pseudobulbos
  • Brote
  • Rizoma
  • Yema vegetativa
  • Hojas Raíces

Características físicas:

Las orquídeas viven generalmente en condiciones donde escasea el agua y los nutrientes han desarrollado adaptaciones para poder sobrevivir.

El tamaño de las orquídeas es muy variado, las hay desde miniaturas de unos pocos centímetros, cuyas flores sólo se observan con lupa, hasta plantas alargadas de 15 metros, que crecen enredándose en los árboles, como la vainilla.

Las orquídeas presentan dos tipos de crecimientos, monopodial y simpodial. Se llama monopodiales a las orquídeas que crecen a partir de un sólo punto y se van desarrollando cada año.

No tienen pseudobulbos ni rizoma y sus raíces normalmente son aéreas (frecuentemente colgantes), por esta razón las especies adaptadas a periodos de sequia, tienen hojas abultadas que les sirven como reserva.

Las orquídeas que crecen en forma simpodial, lo hacen hacia los lados, en los que uno de los brotes terminales muere y continúa el crecimiento con la aparición de nuevos brotes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.